En mi oscuridad:

Tengo un sentimiento que me agobia en mis noches. No te extraño pero te pienso. No te quiero ver, pero dibujo tu imagen en mi cabeza. No quiero abrazarte pero a la vez, quiero sentirte.

No entiendo qué pasa. Si yo me fui ¿Por qué aun siento esto? ¿Acaso los que se van no son los que menos deberían sufrir? Pero no puedo evitarlo. Es como si estuviera sacrificando algo. Sé que vas a estar mejor. Que tal vez estés pasando mal y yo no lo note, pero aunque yo piense y diga que ya no importa, que ya no me afecta, aun está ahí, ese sentimiento molesto que no me deja estar bien.

No puedo siquiera ver tus notificaciones, no puedo ver tus “me gusta” en algún lugar, y en vez de bloquearte, simplemente dejo de seguir las mismas cuentas que vos, dejo de ver cosas que vos verías, evito cualquier cosa que me pueda hacer acordar de vos. Silencié tus estados porque cada foto que alzas con alguien mas me hace doler el estomago y me llena de muchos celos, me pone inquieta y de mal humor.

¿Por qué es tan injusto? ¿Por qué tengo que sentir yo la culpa y necesidad? Soy la villana. Yo debería ser quien publique mil cosas de libertad y abrazada a otras personas. Debería ser yo quien esté durmiendo tranquila y vos escribiendo esto.

No es justo. Soy la villana.. debería estar… disfrutando de mis actos.

Acaso, ¿acaso así es como realmente se siente ser el malo? ¿Finges risas maléficas y total crueldad y en tus noches te encuentras solo y asustado? ¿Acaso este es el “back stage” de los que abandonamos?

No es que quiera verte sufrir para sentirme mejor. Es solo que yo no quiero sentir esto. Es tan injusto tomar la decisión más difícil y seguir sufriendo.

Estoy feliz de que te vaya bien. De que estés poco a poco alcanzando tus metas. Feliz de que no te dejes vencer.

Espero que realmente sea lo que muestras en tus redes. Espero que realmente tus emojis de felicidad sean reales. Porque asi todo habrá valido la pena.

Anuncios

Quitándome la venda

No puedo evitar escribir hoy. Me siento muy bien, bueno, al menos en comparación a otros días.

He visto unos videos en YouTube ayer que me recordaron lo tonta y necia que estuve siendo estos días.

Me refiero a mis pensamientos negativos, a los que siempre están dando vueltas en mi cabeza y no me dejan ser. Me dí cuenta lo mala que soy conmigo misma, diciéndome siempre todo lo que puede salir mal y no disfrutando de los momentos.
Cada vez que estoy bien y disfrutando, mi mente quiere arruinarlo, diciendo: “Buena vista, ¿Pero con quién disfrutarla?” o “que te ves más delgada? Quiero ver tu definición de gorda entonces “.

Es como tener a mi peor enemigo en mi cabeza. Siempre fatalista, siempre apuntando a lo que puede salir mal, siempre siendo víctima. Ando con una venda en los ojos tropezando y sufriendo por no ver, pero tan solo debo alzar las manos y desatar el nudo para que la venda pierda fuerza, caiga y me deje ver de verdad; pero a la vez no quería eso, porque irónicamente, me parecía “seguro” estar así, porque es lo que conozco.

Muchas veces esperamos que los demás nos digan lo que queremos oír; que nos digan hermosos/as, que admiren nuestros esfuerzos y trabajos, siempre esperamos que alguien más nos levante el ánimo pero, ¿y nosotros mismos?. En el video decía algo que me abrió los ojos: “Con quien más hablamos es con nosotros mismos”. Es cierto, encima yo, que siempre hablo “sola”, que siempre pienso, me doy cuenta que yo estuve haciéndome daño todo este tiempo, y que era yo quien me ponía todas las barreras.

Incluso ahora, ahora mismo tengo esas ganas de dejar de escribir y jugar una aplicación de mi celular, pero eso sería volver a olvidar esta sensación de que al fin puedo avanzar. Tal vez ese lado negativo mio quiere que eso pase, pero esta vez ño, esta vez voy a hacer lo que siento que quiero hacer, aunque te aburra negatividad! >:v

Y es así, nosotros somos quienes cada día decidimos cómo estar, qué punto de vista tener ante las situaciones, cómo pensar, qué hacer. Nadie decide por vos, nadie, aunque lo intente, (mientras que Black Mirror siga siendo ficción), puede dominar tu mente. Es tan lindo sentirse dueño de tu vida, de darte cuenta que un sí o no, puede cambiar el curso de las cosas. Sí, a veces elegimos la peor opción, pero de acuerdo a cómo lo afrontes, al final puede ser un paso más cerca de tu felicidad. Pienso que quien más sufre en la vida, y no se rinde y sigue sin corromper su cuerpo y su alma, es quien llega a la verdadera felicidad.

Ya no quiero buscar felicidad en otras personas o en cosas, mi felicidad soy yo. Y soy una fuente de energía, quiero ser mi luz y alumbrar a quienes pueda. Quiero que todos ustedes sonrían, que se sientan vivos. Que hagan lo que les apasione, porque no hay nada mejor que sentir que estas haciendo lo que crees que es lo tuyo.

Estas revelaciones son muy importantes para mí, porque siento que vuelvo de nuevo a la cancha. Siento que aún puedo seguir en el juego y que esta vez, no paro hasta ganar. Y si pierdo nuevamente, pues al menos ya voy a saber qué mejorar.

Soy muy bendecida por tener todo lo que tengo, y por lo que no también, porque gracias a la necesidad es que estoy aprendiendo a luchar.

Quiero quitarme la venda y ver al mundo tal cual es. Y brillar con la estrella que me tocó, junto a las estrellas de ustedes. Somos el mundo. 🌍

Seamos quienes somos y ayudemos a que las demás personas sean también. Al final, todos juntos formamos constelaciones. Brillando a nuestra manera, y siendo igual de hermosos.

Buen resto de día! Y una vez más, gracias por leerme. 💕

“Todo es posible a medida que tú lo creas posible”

Aquí les dejo el video para que lo vean, no se van a arrepentir. 👇

Cambia tu mente, Cambia tu vida

😘

Decir adiós. El lado de quien se despide. :(

¿Qué tan tristes nos puede poner decidir dejar de hablar con alguien?
Jamás pensé en ser la persona que hace sufrir a alguien por terminar algo.. estoy muy triste. Quiero hablarle. Decirle que no quiero estar sin su compañía. Que aún siento lo mismo, sólo que no puedo darle lo que quiere. Estoy muy triste realmente. Busco distraerme, y hoy en día es tan sencillo. Puedes sólo entrar a Internet y ver miles de videos graciosos, jugar juegos en línea, salir con amigos que no tienen en común; pero aunque me olvide de repente de la situación, aún siento su ausencia. Mi mente vuelve a recordar que ya no hablamos, que no voy a encontrar mensajes suyos, que ya no puedo contarle nada porque ya no hay el mismo interés. 😦

Si supieran cuanto amo a esta persona, aun creo que es una persona maravillosa, increíble; y me da rabia no ser quien pueda darle felicidad. Al final, soy la que más daño le hace actualmente, y justamente por eso, me alejé. (Aunque realmente fue por su maltrato :'(, que supongo que hace por el dolor que siente ).

Su amor es tal que no puede dejar de escribirme. Pero cuando lo hace en muchas ocasiones me ataca con pensamientos que no son verdad, busca que admita que todo lo que pasó lo hice por maldad. Y no es así. Se lo expliqué tantas veces. Le dije toda mi verdad, y aún así piensa mal de mí. Después de que le di todo de mí. Y obviamente no minimizo lo que hizo por mí. Pero aún cuando intento comprender su enojo, rabia y tristeza, me duele muchísimo que arruine nuestro pasado. Los momentos perfectos que pasamos. Yo los quiero recordar tal cual son. Porque fue verdad, porque pasó , porque todo lo que dije y sentí fue real. Siempre le di mi sinceridad, incluso por ése motivo fue que ahora no estamos.

Me duele muchísimo no escribirle. No saber qué tal está. Aunque admito que mi stalkeo es constante. Siempre entro a sus redes a ver qué le dio “me gusta”, y cosas que chicas acosadoras FBI sabemos 🙈 me importa demasiado, en serio.

No sé si mi forma de amar es incorrecta. No sé si realmente soy yo la que esta mal. Pero daría lo que fuera por darle todo mi amor, mi apoyo y compañía, aunque no seamos una pareja. ¿Será que le amo menos de lo que me ama a mí? ¿Será que realmente no soy de las que mantiene el amor siempre constante o en primer lugar? No lo sé, pero sé que jamás haría algo para lastimar a alguien, y menos a esta persona que lo único que hizo fue volver a darle sentido a mi vida y pintarla de un color bonito. Pero estaba mal. Yo mentía mucho por este amor, engañaba, miraba a los ojos de las demás personas y mentía. Y eso no me hacía bien. Me volvía a deprimir, a sentirme mal. Por lo que decidí dar tiempo al tiempo.

Encontrarme a mí misma. Amarme más a mí para amar a alguien más. (Ya saben, la depresión que tuve y tengo a veces, tengo que sacarme eso, porque siempre arruina momentos ). Cuando yo sea feliz conmigo misma, podré compartir esa felicidad con alguien mas, y tal vez, para siempre.

Ahora sólo espero y deseo que esté bien. Que se de cuenta que estar o no conmigo no hace mejor ni peor su vida. Que todo depende de su fuerza y sus decisiones para que esté bien. Tal y como aprendí yo. Y como este es mi mundo aparte, donde puedo decir todo lo que siento, sin miedo: quiero que sepas que te amo y extraño mucho y me duele no estar cerca de vos, pero no me entiendes y tal vez yo a vos tampoco. Y tenemos que tener este tiempo a solas.

¿Alguna vez sintieron algo similar? ¿Dejaron algo que amaban con todo su ser porque les faltaba algo y no podían dar todo? Es tan ilógico. Pero a mí me sucede.

Gracias por cierto, por siempre estar ahí y leerme. De verdad se siente genial ser leído en este vasto mundo de blogs.

Y un recordatorio: Siempre se puede ser más.😍

Ilógico, loco, tonto: amor.

Sentir este dolor sólo me hace pensar que de verdad es amor lo que siento. Y es contradictorio. ¿Por qué huir del amor? ¿Por qué si siento esto no puedo aceptarlo?

Miedo tal vez. Quisiera que estuvieras en mis zapatos y entendieras todo el dolor que llevo dentro. Pero debo ponerme en los tuyos y entender tu dolor y tristeza. Tal vez soy egoísta al seguir molestando.

Entiendo que te quieras alejar y dejar de sentir todo lo que en este momento aún existe. Que queres arrancarme de tu vida, como me dijiste. Y lo acepto, porque soy culpable. Y pedir que entiendas que separarnos no significa que no te ame es contradictorio e ilógico.

Esto que siento por vos es tan real e injusto. Es injusto porque vos no lo mereces. Pero sé que todo se va a poner en su lugar con el tiempo,y pediré que pronto logres calmar este dolor y seguir adelante. Con esa fuerza que tenes.

Eso no significa que vaya a olvidarte. Porque jamás he sido tan feliz, pero realmente hay cosas que no puedo cambiar y sé que ya no tendré la misma oportunidad. Estoy tan mal. Estoy muriendo por dentro una vez más.

Cuento – Mi aburrida vida

Nuevamente hoy apagué el despertador odiando todo a mi alrededor. Odio a los pájaros cantar, el frío y la pereza que me da levantarme, la noche oscura y tranquila. Odio todo y a todos. Me pasa todos los días cuando debo ir a trabajar. Quisiera volver a aquellos días donde un nuevo amanecer significaba una nueva aventura, nuevos sueños, nuevas experiencias.

Mi madre me prepara el desayuno como a todo hijo consentido, me pregunta si qué tal amanecí y me sonríe como si ella estuviera contenta de levantarse. Le devuelvo la sonrisa, tal vez ella lo necesite, tal vez le hará sentirse mejor pensar que su hijo es feliz trabajando, construyendo un futuro.

– ¿Ya hay café? – Pregunto dándole un beso en la frente. Me mira sonriendo

– Estoy calentando la leche hijo, debes tomarlo bien caliente para que despiertes del todo – y se vuelve a batir el café y el azúcar.

Como si eso fuera verdad, tomo el café y lo único que siento es un pequeño malestar por tomar algo tan temprano, pero debo admitir que no me perdería ni un sólo café hecho por ella, es verdaderamente delicioso.

– Entraré a bañarme mamá, gracias.- le digo sonriendo, como aceptando lo que dijo anteriormente sobre el efecto del café.

Mientras me baño, lo único en lo que pienso es en volver a casa… te das cuenta de lo mucho que odio ir a trabajar? Con tan sólo iniciar el día ya quiero que termine. Pienso en lo que tengo pendiente en el trabajo, y lo que no podré terminar, en la esperanza de que no vaya el jefe y que la gente no tenga reclamos hoy. ¿Olvidé decirlo? Soy técnico de soporte, y atención al cliente. Me encanta el trabajo, pero no me gusta en donde lo hago.

Cuando salgo del baño, y entro a mi habitación encuentro la taza de café con leche que preparó mi madre y la tomo de a poco, aún con la toalla cubriendo mis partes.

– Hijo, vas a enfermar! Ponte algo

La miro y asiento, recojo mi uniforme y me voy vistiendo de a poco. Aun odiando todo. Recuerdo que no era así, me despertaba muy feliz cuando debía de ir al colegio, y estaba siempre lleno de ánimos e ideas. No dejaba pasar ni un día.

Cuando termino el desayuno, me despido de mi madre y voy al trabajo. El mismo camino, las mismas personas. Cuando subo al bus, tengo la suerte de sentarme, y miro el móvil.

Samantha:
“Hola mi amor! Qué tal amaneciste? Yo muy bien.. tengo mucho frío, te amooo”

Samantha es mi novia desde el colegio, la amo, es una muy buena persona y muy atractiva. Tiene buenos sentimentos, y decidí amarla por siempre. Bueno, así pensaba antes de que me hubiera lastimado tanto.

Daniel:
“Buen día mi amor, amanecí bien y vos? Ahora estoy en el bus, seguro llego tarde. Te amo más.”

Daniel, y pensar que tengo este nombre sólo porque a mi madre le ha gustado mucho un modelo con ese nombre, dijo que tenía deseos que se me pegara lo hermoso. Y creo que no ha tenido éxito. No soy feo, pero tampoco muy atractivo, me considero…agradable a la vista. Tengo los ojos verdes claros, pelo castaño, piel blanca, 1,80 de altura y pues..no tengo un físico marcado pero tampoco soy obeso. Lo que creo que atrae a las chicas son mis nalgas, son muy…tonificadas? Creo que es un regalo de la naturaleza, o eso decía mi madre a mis amigos cuando tocaba el tema.

Llego al trabajo y me siento en mi lugar de siempre. A esta hora, la música que escuché en el bus desde mi móvil y el aire puro me han puesto de mejor humor, y al menos ya no odio tanto al mundo.

Me siento y guardo el móvil en el cajón. Miro los pendientes en el computador.

Hasta que llega Paulo y marca en el reloj.

– Buen día! Buen lunes no ? Eh, no te has peinado otra vez? Así Sammy te va a dejar no? Me alegra, mientras más feo seas seguro y ya te deja.

Paulo no se entiende muy bien con Samntha, piensa que es egoísta y que sólo está conmigo por conveniencia o apego, y que yo no la dejo por miedo a quedarme solo.

– Ja ja, pero si vos no viniste tampoco como un Adonis hoy…- dije sin mirarlo.

– Pero igual estoy más bueno que tú..- dijo riendo mientras abría un caramelo y lo ponía en su boca haciendo un guiño.

– Ya quisieras…- respondí riendo.

Paulo es más alto que yo, con el pelo castaño claro y desordenado, es de piel blanca como la mía y tiene un rostro muy varonil. De ojos cafés, es muy delgado, pero viste con estilo. Tiene éxito con las chicas justamente por ser muy insistente. Aparte, sabe causarte compasión.

– Al menos hoy no tendrás mucho trabajo, vendrán pasantes…

– Ah…hoy era?- miré el calendario, y tenía razón, hoy tendríamos a pasantes en el área para que nos ayuden con los trabajos. El último que ha venido no ha durado ni tres días, disque que era alérgico al polvo. Todo una niñita. No confiaba en que serían de mucha utilidad, pero al menos ordenarian el depósito.

Entonces cuando me disponía a comenzar con mi trabajo, fui hacia la puerta para cerrarla y entonces algo me detuvo, o alguien.

– Bu-buenos días…

Bajé un poco la mirada y la vi, una pequeña chica de piel clara, y ojos cafés profundos, pelo negro y una media sonrisa que intentaba ocultar…

– Buenos días! En qué puedo ayudarte? – Se apresuró Paulo para acercarse a ella, tapándome la vista, empujandome un poco.

– Esta es la oficina de Informática ?

– Depende…- dijo Paulo acercándose más a ella. Yo simplemente volví a mi mesa mientras la atendía.

– Ehh..vengo a hablar con el Sr. Simón, con respecto a una pasantia.

– Wow, una niña tan hermosa de pasante?- preguntó Paulo con un tono seductor – qué trabajo habremos hecho para que nos premien de esta forma.

Ella no demostró ninguna emoción sólo lo miró y luego volteó hacia mí, cuando me encontré con su mirada. Me quedé en blanco, y ni sé por qué. Cuando reaccioné, me puse de pie. Meti las manos en los bolsillos de mi jeans gastado y como haciendome el interesante y un poco despreocupado le dije:
– El sr. Simón aún no llega, puedes esperarlo en recepción y te aviso….-hice un ademán de intentar recordar su nombre aunque sabía que no lo había mencionado.

Ella sonrió y dijo:

– Nahiara, mi nombre es Nahiara Artrejo. Un placer…

-Daniel, Daniel Frank…de soporte…- no tengo idea por quéme presenté como cuando atiendo a clientes, debo lucir como un idiota.

Nos quedamos en silencio un momento hasta que Paulo nos miró a ambos y recostandose por la puerta dijo:

– Les sirvo té a los señores? O les preparo un cafecito?

Nahiara sólo sonrió y dejó la oficina.

Y me dejó a mí pensando en su sonrisa, y después de tanto tiempo, de tantos meses y días, yo volví a sonreír un lunes.

Volví a tener ganas de vivir..

Alguien está molesta 👇

¿Qué saben los demás sobre el dolor del otro? ¿Cuántos sufrimos en silencio viendo la vida de la forma más cruda posible? Nada está bien y sin embargo vivimos como ai lo estuviera. Lo cierto es que.. si uno mismo está bien; todo alrededor parece estar bien… lo cual es una falsa ilusión. Aparentemente eso pasa con el gobierno. Como a ellos les va de la muy bien, sin escacez, sin necesidades,piensan que todo el país está asi, pero no se dan cuenta de que todo lo que tienen es gracias al granito de arena de cada uno.

Perdona si soy negativa. Sólo en este mundo puedo serlo, y ésa es la idea de este lugar, decir todo lo que pienso y siento aunque tal vez esté equivocada.

Nuevamente tengo la sensación de extrema tristeza y pesadez, creo que debido a la enfermedad en la espalda. Y veo todo gris. Imaginate que mañana tengo una salida al cine con amigos y aún así no me emociona. Y siento que es otra yo la que organizó todo.

Tengo amigos increíbles. Son personas trabajadoras, que se ganan todo con esfuerzo. Como la mayoría en mi país. Y gracias a Dios, ellos también piensan mucho como yo, y les preocupa la intolerancia de estos días. (Me voy por las ramas lo sé, pero es lo que pasa cuando dejo todo fluir ). Estoy molesta porque me despertaron en el bus para dar asiento a una embarazada, no estoy en contra de eso, obvio no, pero.. me hizo pensar nomas. ¿Cuánta gente como yo aguanta su dolor sólo porque sabe que a nadie le importa?

Tu “discapacidad ” o “estado” debe notarse par que puedas acceder a los privilegios. Y entiendo que sea así. Cualquiera puede mentir y decir que tiene dolor de estómago con tal de sentarse. En ese ejemplo, hasta que no vomite la gente no le va a ceder asiento..

Somos muy incomprensivos con seres de nuestra misma especie, parece que tenemos luego un gen que nos hace querer atacar a quien nos molesta, en el caso de la chica que me despertó, lo hizo con autoridad y no lo pidió amablemente. Lo que me generó enojo. Y la miré con desprecio. Pero luché contra mí para no pensar nada malo y para evitar mirarla de esa manera. Y la verdad lucho contra mi intolerancia todos los días.

Si tan sólo aprendieramos eso. Ser tolerantes y saber ponernos realmente en el lugar del otro… Este mundo sería mejor.

Gracias por leer mi desahogo, deja un me gusta o comentario para poder conocerte si me has leído, y anímame o compárteme también tu mundo.

Abrazo

🐥🐥

Mi depresión – Parte II

Buenas, y bienvenido Mi Mundo Aparte – blog.

He tardado unos días en escribir nuevamente una entrada, pero la verdad, para publicar ésta, necesitaba nuevamente sentir el dolor, para poder expresarlo más o menos bien y que lo comprendan, o al menos, se interprete como realmente quiero.

Raramente hablar de este problema con alguien no es lo mismo; porque cuando lo explico, intento alejar ese sentimiento para poder hablar de ello sin llorar, pero al final parece que simplemente cuento un problema cualquiera, y hasta yo lo minimizo para hacerlo ver simple y que ya es pasado y que lo voy superando. Pero es mentira.

Volviendo a contar la historia, y creyendo que mi depresión se debió a mi trabajo, lo continuaré.

Los días pasaban para mí tan lentamente, ¿te imaginas despertar y odiar todo lo que te rodea?. Es que ni el tiempo libre calmaba esa sensación de pesar y tristeza, ni los juegos, ni estar con amigos, ni con esa persona que creí que era mi soporte… que, es el tema principal de esta entrada.

Yo, estaba muy enamorada desde el bachillerato. Conocí a un muchacho que, poco a poco se convirtió en la persona que pensé que pasaría el resto de mi vida. Y todo era perfecto en el colegio, lo amaba y él a mí, nos veíamos seguido, escribíamos seguido, y aunque discutíamos, siempre terminaba en reconciliación. Jamás me había sentido tan afortunada y tan segura de amar en mi joven vida. Y me decía que al fin encontré a quien amar y quien me ame. Pero, la vida, el destino o Dios, no tenían los mismos planes para nosotros.

coupes in love.gif

Todo comenzó cuando no ingresé a la misma universidad que mis mismos compañeros de colegio. Y ya no tuve oportunidad de volverlo a intentar, porque mi familia necesitaba de mi trabajo, entonces comencé a trabajar. Y pues, esa miniparte ya la saben.

El tiempo que pasaba con él, era mucho menos de lo que estábamos acostumbrados, pero yo inventaba el tiempo para verlo y hacerle sentir lo mucho que lo necesitaba y que lo amaba. Yo me motivaba inicialmente en el trabajo para poder ahorrar y comprar un departamento o algo para poder comenzar a vivir con él y comenzar juntos todo. Pero no era lo mismo que pensaba él. A él la vida de adulto comenzaba a presionarlo también.

Cuando estábamos juntos, él pensaba mucho, y cuando le preguntaba en qué pensaba, me decía que era demasiado estudiar para la facultad (él había ingresado en la segunda oportunidad), que el trabajo le era pesado también aunque sólo sea de medio tiempo, y preocupaciones como “Quiero hacer esto y no puedo” “Me canso mucho” “Quiero tener más cosas…”, yo siempre intenté animarlo. Ya saben, aunque suenen “cliché”, le decía que no se preocupara por esas cosas, que todo vendrá con el tiempo, que logrará lo que se propone, que lo apoyaría, que nos apoyaríamos, y parecía darme la razón. Pero creo que meterme en su futuro sin permiso, fue mi error. (Es lo que pienso/pensaba, tal vez él no lo veía así).

apoyo de pareja.gif

Un día, fue a visitarme a mi trabajo de fines de semana en el que yo cubría día completo y no tenía mucho control de jefes, por lo que podía visitarme unas horas, mientras yo hacía mis recorridos de rutina. En un momento, me dijo serio que yo estaba muy seria. Yo estaba mal porque el día anterior me habían dicho inútil nuevamente, y quería que se diera el momento para contarle, pero, me sentía mal, porque no quería que él piense que lo soy, ya que siempre le contaba lo mismo y… temía que él no se sienta orgulloso, por lo que mentí diciéndole que no era nada importante. Miraba al piso y se quedaba en silencio. Yo le sonreía, porque pensaba que estaba molesto por mi seriedad.

Me guió hasta un banco y nos sentamos. Me dijo que se sentía aprisionado, y que era muy joven para asumir muchos compromisos, que necesitaba pensar. Y que necesitaba su tiempo solo. Yo… yo me quedé mirándolo, por si se reía y me decía que era una broma, es decir, no creía que de mí se quisiera separar, era el amor de mi vida y yo de él, nos teníamos, yo lo apoyaba, no le pedía nada más que tiempo de estar juntos, íbamos a estar siempre juntos, los amores no se separan. Pero… su expresión no cambió.

– ¿Tiempo….solo? – le pregunté, con un nudo en la garganta.

– Sí, perdón por favor, pero realmente me siento confundido, y… necesito pensar… – miraba al piso mientras lo decía.

“¿Pensar qué? ¿Si me amas o no? “ pensé. Mi mundo se caía a pedazos. “¿Por qué? ¿Qué hice mal?”

El silencio que habitó entre nosotros, mientras yo lo miraba, y en el que él no levantaba la cabeza; pareció durar una vida. Y estaba tan perpleja que no sentía las lágrimas rodar por mi mejilla. “¿Qué me queda ahora?”.

llorar triste.gif

No hice más que asentir, y secarme las lágrimas, estaba en el trabajo, tenía que aguantar no gritar ni llorar ni..suplicar. Puede sonar exagerado, pero sentía como moría por dentro, el corazón parecía no latir, sino siendo aplastado por una piedra. Me costaba respirar. ¿Alguna vez han sentido un dolor similar? Espero que no, porque yo aún lo siento a veces, es como que es una herida que nunca cierra del todo y ya pasaron 4 años.

Mi madurez me salvó. Le dije que…estaba bien si quiere un tiempo solo, si eso es lo que siente. Está bien. Pero, obviamente no lo estaba.

Recordé en ese momento, una situación, que en ese momento, tuvo sentido. Estábamos los dos en mi habitación, y entre besos y caricias, sentía que era el momento perfecto para ser completamente suya. Y se lo hice saber, suponiendo que él estaba sintiendo esa misma electricidad, pasión, y por sobre todo el amor que pensaba que en ese momento existía. Pero fue un caballero, y dijo:

– ¿Estás segura? Es muy importante para vos. – Dijo acariciándome, pero con menos intensidad.

– ¡Claro! Sos el amor de mi vida, con quien voy a estar siempre. – dije tal vez con los ojos iluminados.

– ¿Y si no llegamos a estar para siempre? Te arrepentirás de este momento. Y no me voy a perdonar eso.

Lo miré triste. “¿Por qué decía eso? ¿qué estaba pensando entonces en ese momento?” Yo nunca quise ser de las novias celosas o histéricas, siempre quise ser la comprensiva.

– Estoy segura de que aunque no lo estemos. No me arrepentiré. – dije mirándolo a los ojos con seriedad, pero haciéndole entender que estaba segura.

Me miró y sonrió, me abrazó y me beso intenso nuevamente. Pero no pasó.

Y el día no-para-siempre llegó. En ese momento entendí sus silencios y seriedad cuando hablaba de la cantidad de perros y gatos en la casa, del diseño de la pieza, de la cantidad de hijos, de las veces que lo haríamos en la semana. Entendía porque simplemente me dejaba hablar.

¿Cómo puede estar pasando algo tan grave sin que te des cuenta? ¿Cómo puedes estar frente a frente con una persona y no coincidir con los sentimientos? Tal vez lo presioné, tal vez fui muy intensa. Tal vez el amor no es tan expresivo como lo era yo. Tal vez yo estuve mal, tal vez mis problemas eran demasiado como para compartirlos, tal vez yo era la que estaba mal, tal vez era yo quien molestaba cualquier lado a donde vaya. Tal vez yo… era el motivo por el cual él se sienta confundido.

De repente, era yo la que estaba mal. Era yo quien merecía eso, merecía que me lastimen, que se alejen de mí, que me rompan el corazón, que me hagan saber mi lugar, que no valía más que un papel de baño usado. Era mi culpa.

Lloré semanas. En el trabajo ya no hablaba, mientras más callada esté y mientras más trabaje, más útil sería. Callada y aceptando todo.

El amanecer no significaba más para mí que un día más de trabajo, los días libres, estudiar, para ser más útil a la sociedad. Estaba rodeada de amigos, de familia, y yo sonreía con ellos, bromeaba de mi relación rota, dejaba que ellos opinaran y apoyaran el rompimiento. Pero por las noches, sólo Dios sabe cuán desolada estaba.

Y todas esas emociones reprimidas, y los pensamientos negativos. Me llevaron a la más baja oscuridad, a la terrible sensación de que tu existencia fue un error.

sola y triste.gif

Pero creo que eso contaré en otra ocasión, “Esta historia ya se hace larga”, como dice una canción infantil. Pero al menos pudieron entrar hoy a una parte rota de mi corazón y a lo que yo considero mi peor decepción.

Espero que leer esto no te haya deprimido, porque ya sabes la historia que sigue, estoy viva, estoy escribiendo, y creciendo, tratando de mejorar. Así que probablemente lo siguiente que leas de mí, seas más motivador.

sonrisa.gif

Pero hasta entonces, espero volver a encontrarnos, en este mundo aparte, donde estamos sólo vos, el blog y yo.

Un abrazo, y un consejo, (si así se podría decir), no dejes de sentir, porque todo lo que sientas ahora, dolor, tristeza, enojo, odio, amor, felicidad, dicha, son impulsores de grandes personas. En casos de sentimientos negativos, superarlos te hacen más fuerte y más humano; y los buenos sentimientos, tal vez no lo sepas, pero son resultados de los negativos.

Mimo de michi (gatito) y nos leemos luego!

gato abrazo.gif

😉

Jamás estamos solos