Lo siento

De verdad lo siento. Siento lastimar a las personas a mi alrededor por esto que siento. No sé cuándo se apoderó de mí, y no sé en cuánto tiempo logre superar o cuánto tiempo logre aguantar.

Trato de todas mis maneras estar bien. Porque me piden a gritos que lo haga. Pero no puedo. Incluso ahora que intento expresar lo que siento estoy luchando contra “alguien” en mi cabeza que me insiste para que deje de hacerlo. (Estoy borrando mi escrito 3 veces ya).

A quien lea esto. Me disculpo por la incoherencia. Pero la verdad es que necesito escribir y sacarlo afuera.. afuera de mí.. afuera de mi mundo. Y evitar caer de vuelta.

Estoy sumida en la oscuridad. Estoy atrapada por las garras de la autocompasion, inseguridad, desconfianza, miedo y baja autoestima. Mis alas están rotas y no las puedo arreglar. Y sólo me lamento al recordar lo alto que podía volar antes y ahora ya no.

Tengo miedo que la vida se de cuenta que no la estoy valorando y realmente decida arrebatarme todo. Quiero vivir mi vida, sin culpa, sin resentimientos, sin miedo. Quiero ser libre. Libre de ataduras. Quiero soltar estas cadenas de palabras que no puedo cumplir.. de sentimientos confusos.. de mentiras, de emociones falsas. Quiero que por un momento al menos pueda disfrutar de las cosas buenas y malas con normalidad.

Estoy cansada de ser la depresiva, la dramática, la que no aguanta nada. Tengo que encontrar la manera de salir de este lugar. De este pozo sin fondo que me arrastra hasta lo más profundo siempre.

Tengo que dejar de ver a la muerte tan atractiva como la veo. Tengo que aceptar que estoy viva. Que aún puedo luchar. Que el dolor solo significa que puedo soportarlo una vez más. Quiero alejar a este demonio. Quiero sacarlo de mi cuerpo. Quiero vivir. Y ser feliz.

Quiero volver a creer en “lo que no existe”. Ya no quiero que me importe lo que digan los demás. Quiero estar bien conmigo misma. Basta de simular perfección. Basta de niña buena. Basta de sacar a mi personale a la luz y no quien realmente soy. No todos podemos ser solo blancos… y no todos somos solo negro.

Siento mucho seguir aun sufriendo. Siento mucho llorar todas las noches y pedir y rogar que el dolor se vaya. Siento mucho no sentir nada. No querer dar besos, no querer abrazar, lamento mucho negarme a las muestras de afecto más significativas del mundo. Pero no puedo evitarlo.

Necesito ayuda. Necesito que alguien me guíe. Necesito saber mi problema y encontrar una solución. No quiero morir. No sin antes haber hecho algo. No sin antes dejar mi huella de existencia en los corazones. No quiero irme.

Soy yo.. la verdadera yo la que está aclamando por su vida. Por favor. Alguien ayúdeme. No soy está persona fría y triste. No soy está persona que solo vive por compromiso. No quiero que sea tarde para mi. Quiero ganar a este demonio que quiere mi alma. Quiero ganar.. quiero manejar esta vida. Porque temo que sea la última y temo olvidarla.

Lamentablemente este escrito no va dedicado a nadie mas que a mí. A mí que no me dejo expresar hace tiempo. Quiero recuperarme. Quiero amar de vuelta. Quiero sentir. Quiero vivir.

Por favor sigue luchando. No te dejes vencer. Tu vida vale más que cualquier problema, que cualquier angustia. Puedes y debes seguir. Sos un guerrero. Un héroe. Y recuerda que si o si, alguien te ama; aunque no lo veas ni lo sientas. Alguien te ama..y no estás solo.

Anuncios

Magia

Estos días estuve experimentando la magia de tu compañía. Y fue muy hermoso. Contigo volví a sentirme emocionada, hermosa y capaz. Pero al mismo tiempo no pude ocultar lo que llevaba a mis espaldas. Y lo siento. De verdad lo siento.

Es en serio cuando te digo que mi tristeza y agonía no tiene nada que ver con tu presencia, que tu sonrisa me ayuda y mucho aunque no se note. Lo siento. Siento mucho ser débil. Siento exigirte demasiado. Siento arruinarlo todo en tan poco tiempo. Siento no ser completamente quien creías que era.

Cuando miro tus ojos, puedo ver toda la historia que encierran. Puedo sentir el dolor y miedo que sentiste alguna vez, y si tuviera más tiempo hasta creo que llegaría a tus mas profundos pensamientos que intentas olvidar. ¿Como lo hiciste? ¿Cómo dejaste a tus demonios y avanzaste? Lamento aun no encontrar la respuesta a eso. Lamento no poder alcanzarte.

Es como si fuera que en el camino de la vida nos cruzamos y nos vimos a los ojos. Y te detuviste a mirarme y me tendiste tu mano para seguirte. Pero yo tenía cadenas. Vos estabas rodeada de luz; de vida. Y a mi me consumía la oscuridad. Luchaste. De verdad lo intentaste. Pero a veces la oscuridad no deja entrar luz. Tu camino te obligaba a continuar. Mientras yo, cuando creía que estaba intentando alcanzarte..estaba estirándote conmigo y retrasandote. Y me soltaste. Y las cadenas volvieron a destensarse. Nuevamente sola. Nuevamente en el inicio.

Pero hiciste lo correcto. Has luchado mucho. Has librado tus propias batallas y las has ganado difícilmente. Apoyo que no te hayas quedado a intentar salvarme. Es tonto, pero al final creo que fue lo mejor hasta para mi. Odiaría que mi oscuridad también te cubriera. Sos magia. Sos vida. Sos paz. Seguir tu camino es lo que debió ser.

Pero cómo te extraño mi vida. Cómo extraño sentir los rayos de luz que llegaban a mí. Extraño la sensación de sentirme viva. Extraño las caricias de tus manos en mi rostro. Siento que he probado el sabor de la felicidad por única vez en mi vida.

Aun lucho por alcanzarte. Aun lucho por seguir tu voz y tu presencia. Y quiero encontrarte nuevamente. Quiero que veas que tu magia llegó a mí. Que tu luz sana y da vida. Y quiero que la próxima vez que me veas a los ojos. También sientas paz. También sientas mis heridas y secuelas de mis batallas. Y quieras quedarte.

Sé feliz preciosa.

En mi oscuridad:

Tengo un sentimiento que me agobia en mis noches. No te extraño pero te pienso. No te quiero ver, pero dibujo tu imagen en mi cabeza. No quiero abrazarte pero a la vez, quiero sentirte.

No entiendo qué pasa. Si yo me fui ¿Por qué aun siento esto? ¿Acaso los que se van no son los que menos deberían sufrir? Pero no puedo evitarlo. Es como si estuviera sacrificando algo. Sé que vas a estar mejor. Que tal vez estés pasando mal y yo no lo note, pero aunque yo piense y diga que ya no importa, que ya no me afecta, aun está ahí, ese sentimiento molesto que no me deja estar bien.

No puedo siquiera ver tus notificaciones, no puedo ver tus “me gusta” en algún lugar, y en vez de bloquearte, simplemente dejo de seguir las mismas cuentas que vos, dejo de ver cosas que vos verías, evito cualquier cosa que me pueda hacer acordar de vos. Silencié tus estados porque cada foto que alzas con alguien mas me hace doler el estomago y me llena de muchos celos, me pone inquieta y de mal humor.

¿Por qué es tan injusto? ¿Por qué tengo que sentir yo la culpa y necesidad? Soy la villana. Yo debería ser quien publique mil cosas de libertad y abrazada a otras personas. Debería ser yo quien esté durmiendo tranquila y vos escribiendo esto.

No es justo. Soy la villana.. debería estar… disfrutando de mis actos.

Acaso, ¿acaso así es como realmente se siente ser el malo? ¿Finges risas maléficas y total crueldad y en tus noches te encuentras solo y asustado? ¿Acaso este es el “back stage” de los que abandonamos?

No es que quiera verte sufrir para sentirme mejor. Es solo que yo no quiero sentir esto. Es tan injusto tomar la decisión más difícil y seguir sufriendo.

Estoy feliz de que te vaya bien. De que estés poco a poco alcanzando tus metas. Feliz de que no te dejes vencer.

Espero que realmente sea lo que muestras en tus redes. Espero que realmente tus emojis de felicidad sean reales. Porque asi todo habrá valido la pena.

Quitándome la venda

No puedo evitar escribir hoy. Me siento muy bien, bueno, al menos en comparación a otros días.

He visto unos videos en YouTube ayer que me recordaron lo tonta y necia que estuve siendo estos días.

Me refiero a mis pensamientos negativos, a los que siempre están dando vueltas en mi cabeza y no me dejan ser. Me dí cuenta lo mala que soy conmigo misma, diciéndome siempre todo lo que puede salir mal y no disfrutando de los momentos.
Cada vez que estoy bien y disfrutando, mi mente quiere arruinarlo, diciendo: “Buena vista, ¿Pero con quién disfrutarla?” o “que te ves más delgada? Quiero ver tu definición de gorda entonces “.

Es como tener a mi peor enemigo en mi cabeza. Siempre fatalista, siempre apuntando a lo que puede salir mal, siempre siendo víctima. Ando con una venda en los ojos tropezando y sufriendo por no ver, pero tan solo debo alzar las manos y desatar el nudo para que la venda pierda fuerza, caiga y me deje ver de verdad; pero a la vez no quería eso, porque irónicamente, me parecía “seguro” estar así, porque es lo que conozco.

Muchas veces esperamos que los demás nos digan lo que queremos oír; que nos digan hermosos/as, que admiren nuestros esfuerzos y trabajos, siempre esperamos que alguien más nos levante el ánimo pero, ¿y nosotros mismos?. En el video decía algo que me abrió los ojos: “Con quien más hablamos es con nosotros mismos”. Es cierto, encima yo, que siempre hablo “sola”, que siempre pienso, me doy cuenta que yo estuve haciéndome daño todo este tiempo, y que era yo quien me ponía todas las barreras.

Incluso ahora, ahora mismo tengo esas ganas de dejar de escribir y jugar una aplicación de mi celular, pero eso sería volver a olvidar esta sensación de que al fin puedo avanzar. Tal vez ese lado negativo mio quiere que eso pase, pero esta vez ño, esta vez voy a hacer lo que siento que quiero hacer, aunque te aburra negatividad! >:v

Y es así, nosotros somos quienes cada día decidimos cómo estar, qué punto de vista tener ante las situaciones, cómo pensar, qué hacer. Nadie decide por vos, nadie, aunque lo intente, (mientras que Black Mirror siga siendo ficción), puede dominar tu mente. Es tan lindo sentirse dueño de tu vida, de darte cuenta que un sí o no, puede cambiar el curso de las cosas. Sí, a veces elegimos la peor opción, pero de acuerdo a cómo lo afrontes, al final puede ser un paso más cerca de tu felicidad. Pienso que quien más sufre en la vida, y no se rinde y sigue sin corromper su cuerpo y su alma, es quien llega a la verdadera felicidad.

Ya no quiero buscar felicidad en otras personas o en cosas, mi felicidad soy yo. Y soy una fuente de energía, quiero ser mi luz y alumbrar a quienes pueda. Quiero que todos ustedes sonrían, que se sientan vivos. Que hagan lo que les apasione, porque no hay nada mejor que sentir que estas haciendo lo que crees que es lo tuyo.

Estas revelaciones son muy importantes para mí, porque siento que vuelvo de nuevo a la cancha. Siento que aún puedo seguir en el juego y que esta vez, no paro hasta ganar. Y si pierdo nuevamente, pues al menos ya voy a saber qué mejorar.

Soy muy bendecida por tener todo lo que tengo, y por lo que no también, porque gracias a la necesidad es que estoy aprendiendo a luchar.

Quiero quitarme la venda y ver al mundo tal cual es. Y brillar con la estrella que me tocó, junto a las estrellas de ustedes. Somos el mundo. 🌍

Seamos quienes somos y ayudemos a que las demás personas sean también. Al final, todos juntos formamos constelaciones. Brillando a nuestra manera, y siendo igual de hermosos.

Buen resto de día! Y una vez más, gracias por leerme. 💕

“Todo es posible a medida que tú lo creas posible”

Aquí les dejo el video para que lo vean, no se van a arrepentir. 👇

Cambia tu mente, Cambia tu vida

😘

Decir adiós. El lado de quien se despide. :(

¿Qué tan tristes nos puede poner decidir dejar de hablar con alguien?
Jamás pensé en ser la persona que hace sufrir a alguien por terminar algo.. estoy muy triste. Quiero hablarle. Decirle que no quiero estar sin su compañía. Que aún siento lo mismo, sólo que no puedo darle lo que quiere. Estoy muy triste realmente. Busco distraerme, y hoy en día es tan sencillo. Puedes sólo entrar a Internet y ver miles de videos graciosos, jugar juegos en línea, salir con amigos que no tienen en común; pero aunque me olvide de repente de la situación, aún siento su ausencia. Mi mente vuelve a recordar que ya no hablamos, que no voy a encontrar mensajes suyos, que ya no puedo contarle nada porque ya no hay el mismo interés. 😦

Si supieran cuanto amo a esta persona, aun creo que es una persona maravillosa, increíble; y me da rabia no ser quien pueda darle felicidad. Al final, soy la que más daño le hace actualmente, y justamente por eso, me alejé. (Aunque realmente fue por su maltrato :'(, que supongo que hace por el dolor que siente ).

Su amor es tal que no puede dejar de escribirme. Pero cuando lo hace en muchas ocasiones me ataca con pensamientos que no son verdad, busca que admita que todo lo que pasó lo hice por maldad. Y no es así. Se lo expliqué tantas veces. Le dije toda mi verdad, y aún así piensa mal de mí. Después de que le di todo de mí. Y obviamente no minimizo lo que hizo por mí. Pero aún cuando intento comprender su enojo, rabia y tristeza, me duele muchísimo que arruine nuestro pasado. Los momentos perfectos que pasamos. Yo los quiero recordar tal cual son. Porque fue verdad, porque pasó , porque todo lo que dije y sentí fue real. Siempre le di mi sinceridad, incluso por ése motivo fue que ahora no estamos.

Me duele muchísimo no escribirle. No saber qué tal está. Aunque admito que mi stalkeo es constante. Siempre entro a sus redes a ver qué le dio “me gusta”, y cosas que chicas acosadoras FBI sabemos 🙈 me importa demasiado, en serio.

No sé si mi forma de amar es incorrecta. No sé si realmente soy yo la que esta mal. Pero daría lo que fuera por darle todo mi amor, mi apoyo y compañía, aunque no seamos una pareja. ¿Será que le amo menos de lo que me ama a mí? ¿Será que realmente no soy de las que mantiene el amor siempre constante o en primer lugar? No lo sé, pero sé que jamás haría algo para lastimar a alguien, y menos a esta persona que lo único que hizo fue volver a darle sentido a mi vida y pintarla de un color bonito. Pero estaba mal. Yo mentía mucho por este amor, engañaba, miraba a los ojos de las demás personas y mentía. Y eso no me hacía bien. Me volvía a deprimir, a sentirme mal. Por lo que decidí dar tiempo al tiempo.

Encontrarme a mí misma. Amarme más a mí para amar a alguien más. (Ya saben, la depresión que tuve y tengo a veces, tengo que sacarme eso, porque siempre arruina momentos ). Cuando yo sea feliz conmigo misma, podré compartir esa felicidad con alguien mas, y tal vez, para siempre.

Ahora sólo espero y deseo que esté bien. Que se de cuenta que estar o no conmigo no hace mejor ni peor su vida. Que todo depende de su fuerza y sus decisiones para que esté bien. Tal y como aprendí yo. Y como este es mi mundo aparte, donde puedo decir todo lo que siento, sin miedo: quiero que sepas que te amo y extraño mucho y me duele no estar cerca de vos, pero no me entiendes y tal vez yo a vos tampoco. Y tenemos que tener este tiempo a solas.

¿Alguna vez sintieron algo similar? ¿Dejaron algo que amaban con todo su ser porque les faltaba algo y no podían dar todo? Es tan ilógico. Pero a mí me sucede.

Gracias por cierto, por siempre estar ahí y leerme. De verdad se siente genial ser leído en este vasto mundo de blogs.

Y un recordatorio: Siempre se puede ser más.😍

Ilógico, loco, tonto: amor.

Sentir este dolor sólo me hace pensar que de verdad es amor lo que siento. Y es contradictorio. ¿Por qué huir del amor? ¿Por qué si siento esto no puedo aceptarlo?

Miedo tal vez. Quisiera que estuvieras en mis zapatos y entendieras todo el dolor que llevo dentro. Pero debo ponerme en los tuyos y entender tu dolor y tristeza. Tal vez soy egoísta al seguir molestando.

Entiendo que te quieras alejar y dejar de sentir todo lo que en este momento aún existe. Que queres arrancarme de tu vida, como me dijiste. Y lo acepto, porque soy culpable. Y pedir que entiendas que separarnos no significa que no te ame es contradictorio e ilógico.

Esto que siento por vos es tan real e injusto. Es injusto porque vos no lo mereces. Pero sé que todo se va a poner en su lugar con el tiempo,y pediré que pronto logres calmar este dolor y seguir adelante. Con esa fuerza que tenes.

Eso no significa que vaya a olvidarte. Porque jamás he sido tan feliz, pero realmente hay cosas que no puedo cambiar y sé que ya no tendré la misma oportunidad. Estoy tan mal. Estoy muriendo por dentro una vez más.

Cuento – Mi aburrida vida

Nuevamente hoy apagué el despertador odiando todo a mi alrededor. Odio a los pájaros cantar, el frío y la pereza que me da levantarme, la noche oscura y tranquila. Odio todo y a todos. Me pasa todos los días cuando debo ir a trabajar. Quisiera volver a aquellos días donde un nuevo amanecer significaba una nueva aventura, nuevos sueños, nuevas experiencias.

Mi madre me prepara el desayuno como a todo hijo consentido, me pregunta si qué tal amanecí y me sonríe como si ella estuviera contenta de levantarse. Le devuelvo la sonrisa, tal vez ella lo necesite, tal vez le hará sentirse mejor pensar que su hijo es feliz trabajando, construyendo un futuro.

– ¿Ya hay café? – Pregunto dándole un beso en la frente. Me mira sonriendo

– Estoy calentando la leche hijo, debes tomarlo bien caliente para que despiertes del todo – y se vuelve a batir el café y el azúcar.

Como si eso fuera verdad, tomo el café y lo único que siento es un pequeño malestar por tomar algo tan temprano, pero debo admitir que no me perdería ni un sólo café hecho por ella, es verdaderamente delicioso.

– Entraré a bañarme mamá, gracias.- le digo sonriendo, como aceptando lo que dijo anteriormente sobre el efecto del café.

Mientras me baño, lo único en lo que pienso es en volver a casa… te das cuenta de lo mucho que odio ir a trabajar? Con tan sólo iniciar el día ya quiero que termine. Pienso en lo que tengo pendiente en el trabajo, y lo que no podré terminar, en la esperanza de que no vaya el jefe y que la gente no tenga reclamos hoy. ¿Olvidé decirlo? Soy técnico de soporte, y atención al cliente. Me encanta el trabajo, pero no me gusta en donde lo hago.

Cuando salgo del baño, y entro a mi habitación encuentro la taza de café con leche que preparó mi madre y la tomo de a poco, aún con la toalla cubriendo mis partes.

– Hijo, vas a enfermar! Ponte algo

La miro y asiento, recojo mi uniforme y me voy vistiendo de a poco. Aun odiando todo. Recuerdo que no era así, me despertaba muy feliz cuando debía de ir al colegio, y estaba siempre lleno de ánimos e ideas. No dejaba pasar ni un día.

Cuando termino el desayuno, me despido de mi madre y voy al trabajo. El mismo camino, las mismas personas. Cuando subo al bus, tengo la suerte de sentarme, y miro el móvil.

Samantha:
“Hola mi amor! Qué tal amaneciste? Yo muy bien.. tengo mucho frío, te amooo”

Samantha es mi novia desde el colegio, la amo, es una muy buena persona y muy atractiva. Tiene buenos sentimentos, y decidí amarla por siempre. Bueno, así pensaba antes de que me hubiera lastimado tanto.

Daniel:
“Buen día mi amor, amanecí bien y vos? Ahora estoy en el bus, seguro llego tarde. Te amo más.”

Daniel, y pensar que tengo este nombre sólo porque a mi madre le ha gustado mucho un modelo con ese nombre, dijo que tenía deseos que se me pegara lo hermoso. Y creo que no ha tenido éxito. No soy feo, pero tampoco muy atractivo, me considero…agradable a la vista. Tengo los ojos verdes claros, pelo castaño, piel blanca, 1,80 de altura y pues..no tengo un físico marcado pero tampoco soy obeso. Lo que creo que atrae a las chicas son mis nalgas, son muy…tonificadas? Creo que es un regalo de la naturaleza, o eso decía mi madre a mis amigos cuando tocaba el tema.

Llego al trabajo y me siento en mi lugar de siempre. A esta hora, la música que escuché en el bus desde mi móvil y el aire puro me han puesto de mejor humor, y al menos ya no odio tanto al mundo.

Me siento y guardo el móvil en el cajón. Miro los pendientes en el computador.

Hasta que llega Paulo y marca en el reloj.

– Buen día! Buen lunes no ? Eh, no te has peinado otra vez? Así Sammy te va a dejar no? Me alegra, mientras más feo seas seguro y ya te deja.

Paulo no se entiende muy bien con Samntha, piensa que es egoísta y que sólo está conmigo por conveniencia o apego, y que yo no la dejo por miedo a quedarme solo.

– Ja ja, pero si vos no viniste tampoco como un Adonis hoy…- dije sin mirarlo.

– Pero igual estoy más bueno que tú..- dijo riendo mientras abría un caramelo y lo ponía en su boca haciendo un guiño.

– Ya quisieras…- respondí riendo.

Paulo es más alto que yo, con el pelo castaño claro y desordenado, es de piel blanca como la mía y tiene un rostro muy varonil. De ojos cafés, es muy delgado, pero viste con estilo. Tiene éxito con las chicas justamente por ser muy insistente. Aparte, sabe causarte compasión.

– Al menos hoy no tendrás mucho trabajo, vendrán pasantes…

– Ah…hoy era?- miré el calendario, y tenía razón, hoy tendríamos a pasantes en el área para que nos ayuden con los trabajos. El último que ha venido no ha durado ni tres días, disque que era alérgico al polvo. Todo una niñita. No confiaba en que serían de mucha utilidad, pero al menos ordenarian el depósito.

Entonces cuando me disponía a comenzar con mi trabajo, fui hacia la puerta para cerrarla y entonces algo me detuvo, o alguien.

– Bu-buenos días…

Bajé un poco la mirada y la vi, una pequeña chica de piel clara, y ojos cafés profundos, pelo negro y una media sonrisa que intentaba ocultar…

– Buenos días! En qué puedo ayudarte? – Se apresuró Paulo para acercarse a ella, tapándome la vista, empujandome un poco.

– Esta es la oficina de Informática ?

– Depende…- dijo Paulo acercándose más a ella. Yo simplemente volví a mi mesa mientras la atendía.

– Ehh..vengo a hablar con el Sr. Simón, con respecto a una pasantia.

– Wow, una niña tan hermosa de pasante?- preguntó Paulo con un tono seductor – qué trabajo habremos hecho para que nos premien de esta forma.

Ella no demostró ninguna emoción sólo lo miró y luego volteó hacia mí, cuando me encontré con su mirada. Me quedé en blanco, y ni sé por qué. Cuando reaccioné, me puse de pie. Meti las manos en los bolsillos de mi jeans gastado y como haciendome el interesante y un poco despreocupado le dije:
– El sr. Simón aún no llega, puedes esperarlo en recepción y te aviso….-hice un ademán de intentar recordar su nombre aunque sabía que no lo había mencionado.

Ella sonrió y dijo:

– Nahiara, mi nombre es Nahiara Artrejo. Un placer…

-Daniel, Daniel Frank…de soporte…- no tengo idea por quéme presenté como cuando atiendo a clientes, debo lucir como un idiota.

Nos quedamos en silencio un momento hasta que Paulo nos miró a ambos y recostandose por la puerta dijo:

– Les sirvo té a los señores? O les preparo un cafecito?

Nahiara sólo sonrió y dejó la oficina.

Y me dejó a mí pensando en su sonrisa, y después de tanto tiempo, de tantos meses y días, yo volví a sonreír un lunes.

Volví a tener ganas de vivir..